Novedades

Pablo Knopoff en La Nación – 9/04/2021

La batalla por el control del Congreso y la incógnita que desvela al mundo político

El kirchnerismo apuesta a sumar los diputados que le faltan para alcanzar la mayoría y a no perder senadores, lo que cambiaría la fisonomía del poder; las provincias clave y los grandes desafíos de la oposición.

El Frente de Todos y Juntos por el Cambio tienen en sus horizontes el desafío de una elección legislativa condicionada por la pandemia del Covid-19 en la que ponen en juego su representatividad y sus expectativas políticas a futuro. En la Cámara de Diputados se renuevan 127 bancas, con los puntos clave de Buenos Aires (35 diputados), Capital (13), Córdoba y Santa Fe (9 cada una), Mendoza y Entre Ríos (5 bancas cada una), provincias que concentran el 60% de las bancas que se eligen. En la Cámara de Senadores están en juego 24 lugares en un reparto menos focalizado que en Diputados, con renovaciones de tres legisladores por provincia en Catamarca, Chubut, Córdoba, Corrientes, La Pampa, Mendoza, Santa Fe y Tucumán. Mientras arde el debate sobre la fecha y el mecanismo electoral, la incógnita central que desvela al mundo político y económico responde a si el oficialismo logrará avanzar en la Cámara baja, presidida por Sergio Massa, hacia una mayoría que le permita sancionar leyes de alto impacto institucional que, con el escenario actual, aparecen trabadas. En esa lista figuran a tope las iniciativas judiciales, como la reforma de Comodoro Py, o los cambios en los requisitos para designar al procurador general. Al Frente de Todos le faltan diez diputados más para hacerse del quorum propio (tiene 119 diputados y la mitad más uno de la Cámara es 129). Las iniciativas que el oficialismo no logra hacer caminar en Diputados suelen fluir en el Senado, manejado por Cristina Kirchner, en el que tiene quorum propio; un escenario que según los pronósticos no cambiaría. Las bancas que se ponen en discusión en las urnas son las que se ganaron en 2017, para la Cámara de Diputados, y en 2015, para la de Senadores. Los alineamientos, sobre todo dentro del oficialismo actual, eran diferentes en esos dos turnos electorales, cuando el massismo estaba enfrentado al kirchnerismo.

Cámara de Diputados

El kirchnerismo y el desafío de la mayoría

COMPOSICIÓN ACTUAL DE LA CÁMARA

RENOVACIÓN DE BANCAS

Si la Cámara de Diputados emerge como el objetivo central, la provincia de Buenos Aires -principal bastión del oficialismo- vuelve a ser la batalla clave que inclinará la suerte del proceso electoral. El punto fuerte de la oposición enrolada en Juntos por el Cambio es la ciudad de Buenos Aires. Córdoba aparece como otro territorio favorable al macrismo, en el que basa sus expectativas como también en Mendoza. La franja central del país, con la excepción bonaerense, es terreno fértil para Juntos por el Cambio. Alejandro Catterberg, director de Poliarquía Consultores, adelantó a LA NACION las expectativas que se abren: “En el Senado, evaluamos que el bloque kirchnerista pierda entre uno y tres senadores, pero no hay ningún resultado que pueda alterar las relaciones de fuerzas. El kirchnerismo va a seguir manteniendo la mayoría simple y es imposible que alcance dos tercios. En la Cámara de Diputados, en cambio, se ponen más cuestiones en disputa. Cambiemos tiene que renovar una elección muy buena que hizo hace cuatro años, renueva 60 diputados, casi diez más que el peronismo. A pesar de que pueda hacer una buena elección, le será complicado aumentar el número de bancas. Habrá que ver si el Gobierno, en un escenario muy positivo, puede lograr mayoría para el quorum. Estimamos que Juntos por el Cambio no pueda retener los diputados de hace cuatro años, por lo que la Cámara podría quedar con la relación de fuerzas actual, pero el nivel de incertidumbre es mayor que en el Senado”, consideró. Para mantener las 51 bancas que pone en juego el Frente de Todos en la Cámara baja, debería aproximarse al desempeño que tuvieron en conjunto Unidad Ciudadana y 1País (denominación que utilizó Sergio Massa) en 2017, cuando jugaron electoralmente por separado, dos años antes de aliarse.

Por la provincia de Buenos Aires son 16 bancas las que renovará el oficialismo actual, por lo que debería obtener entre 46 y 47 puntos (en 2017, Unidad Ciudadana llegó a 36,25% y 1País a 11,03%). Juntos por el Cambio defiende 14 bancas en la provincia. Hace cuatro años ganó 15 escaños al llegar al 42,18%, porcentaje al que debería aproximarse para sostener su representación. La alianza opositora sufrió una fuga en sus filas a fines de 2019, con tres diputados que se apartaron: el bonaerense Pablo Ansaloni, la tucumana Beatriz Ávila y el santacruceño Antonio Carambia. Según la última medición interprovincial de CB Consultora, en la provincia de Buenos Aires el Frente de Todos se ubica en un piso electoral de 25%; Juntos por el Cambio, 18%, y el resto está repartido entre terceras fuerzas y un alto nivel de indecisos.

El Senado

La base más fuerte del Gobierno

COMPOSICIÓN ACTUAL DE LA CÁMARA

RENOVACIÓN DE BANCAS

“En el Senado, creo que el oficialismo puede llegar a ganar dos bancas. El tema está en Diputados. Si la elección se diera como en 2019, el oficialismo quedaría con quorum propio y mayoría simple, aunque lejos de los dos tercios”, analizó Mariel Fornoni, directora de Management & Fit, en diálogo con LA NACION. “Las legislativas siempre son una ratificación, o no, del rumbo del gobierno. Se juega más el oficialismo que la oposición, porque pone en juego la continuidad de sus políticas. Se está poniendo el ojo en la oposición, pero me parece que debería estar puesto en el Gobierno”, subrayó. En la ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Entre Ríos, el desafío es mayor para Juntos por el Cambio que para el oficialismo. Por la Capital Federal, el oficialismo nacional solo defiende 3 bancas, mientras que Juntos por el Cambio intentará sostener 10 (obtenidas en 2017 entre el macrismo y el sector de Martín Lousteau, que ahora está integrado pero aquel año jugó por separado). Para retener los tres lugares, el Frente de Todos debería rondar el 22% (en 2017 llegó a 21,74%); Juntos por el Cambio tendría que conservar gran parte de lo obtenido en tándem con Lousteau (sumados Cambiemos y Evolución, en 2017 lograron más del 62% de los votos). Medidos por espacios, los números en la ciudad indican que Juntos por el Cambio tiene un piso de 34% y el Frente de Todos del 16%, según la medición interprovincial de CB Consultora. En todos los escenarios, el nivel de indecisos es superlativo, en este caso del 34%. Córdoba y Santa Fe En Córdoba se ponen en juego nueve bancas, y cinco son de Juntos por el Cambio. Cuando las obtuvo, hace cuatro años, lo hizo con el 48,47%, desempeño al que debería acercarse. El Frente de Todos defiende una sola banca, para la que en 2017 le alcanzó con 9,72%. El Interbloque Federal, del gobernador Juan Schiaretti, defiende 3 bancas, que consiguió con 30 puntos en 2017. CB Consultora relevó en marzo, en Córdoba, un piso electoral del 26% para Juntos por el Cambio, con Hacemos por Córdoba (el espacio de Schiaretti) segundo con 16%, y 9% para el Frente de Todos. Los indecisos llegan al 49%. Juntos por el Cambio también debe defender cinco bancas en Santa Fe, donde se renuevan nueve, como en Córdoba. Para alcanzar esos cinco lugares, tiene que acercarse a los 37 puntos. Las tres bancas que tiene que renovar el Frente de Todos se lograrían con más de 25 puntos. El Frente Progresista Cívico y Social renueva la banca restante por la provincia, que logró en 2017 con 14,63% (está incluido en el Interbloque Federal). El socialismo aparece arriba en Santa Fe. La medición interprovincial lo ubica con un piso del 18%, secundado por el Frente de Todos (17%) y Juntos por el Cambio en tercer lugar, con 15%. Como en el resto de las jurisdicciones clave de la elección, los indecisos mandan, en este caso con el 50%. El peso de los gobernadores En Mendoza y en Entre Ríos se renuevan cinco bancas. En la provincia cuyana, Juntos por el Cambio debería alcanzar unos 45 puntos, con lo que empardaría la performance de la elección de 2017. El Frente de Todos tiene una sola banca que renovar, a la que podría acceder con números cercanos al 25%. La restante es la de José Luis Ramón, del bloque Unidad y Equidad Federal, que la obtuvo con un 17%. El escenario mendocino, según el estudio de CB Consultora, lo encabeza Juntos por el Cambio (piso del 21%), seguido por “terceras fuerzas” con el 13% y el Frente de Todos con 8%. El porcentaje de indecisos es de 57%. En Entre Ríos, Juntos por el Cambio necesita un desempeño que ronde el 52% para retener las tres bancas que arriesga. El Frente de Todos tiene que renovar dos, que logró en 2017 con un 37,98%. En esta provincia, la medición interprovincial de marzo ubica primero a Creer Entre Ríos (el oficialismo peronista del gobernador Gustavo Bordet), con el 18%; segundo a Juntos por el Cambio, con 13%, mientras que otorga un 9% a una eventual tercera fuerza. El nivel de indecisos es el más alto de los distritos clave: 60%. Para Cristian Buttié, director de CB Consultora, “es importante recordar que las elecciones legislativas son por provincia, por lo cual la buena o mala imagen que tenga cada gobernador afectará su grado de protagonismo a la hora de potenciar sus candidatos”. Según indicó Buttié a LA NACION, la coyuntura económica y la evolución de la segunda ola del coronavirus son puntos a tener en cuenta por su influencia electoral. También se renuevan bancas en Santiago del Estero (tres del Frente de Todos); San Juan (dos del Frente de Todos y una de Juntos por el Cambio); San Luis (dos oficialistas y una opositora); Formosa (una oficialista y una opositora); Tucumán (dos del Frente de Todos y dos de Juntos por el Cambio); Chaco (dos del Frente de Todos y dos de Juntos por el Cambio); Corrientes (dos bancas del oficialismo y una de la oposición), y Catamarca (dos del Frente de Todos y una de Juntos por el Cambio). El resto de los lugares en juego se dirime en Jujuy (uno opositor y uno del Frente de Todos); Santa Cruz (dos opositores y uno del kirchnerismo); La Pampa (dos oficialistas y uno de la oposición); Salta (uno del Frente de Todos, uno de Juntos por el Cambio y uno del peronismo no kirchnerista); La Rioja (uno oficialista y uno opositor); Río Negro (uno del oficialismo y uno opositor); Chubut (uno oficialista y uno opositor); Misiones (dos aliados al oficialismo y uno opositor); Neuquén (uno opositor y otro del Movimiento Popular Neuquino, aliado al oficialismo), y Tierra del Fuego (uno oficialista y uno opositor). Pablo Knopoff, director de Isonomía, identificó algunas claves para analizar la elección que está confirmada en el calendario electoral, aunque no en la negociación política, entre posibilidades de suspensión. “En términos de oferta, hay que ver dos grandes aspectos: por un lado, cuántas opciones hay y esencialmente cuántas por afuera de los dos polos consolidados, viendo no solo cuántos son sino si tienen ascendencia en alguno de los polos con más claridad y si pueden actuar como una especie de límite o contención. Por otro lado, hay que ver quiénes encabezan para entender el posible tono que tendrá la elección”, sostuvo Knopoff ante la consulta de LA NACION.

Las seis provincias que inclinarán el resultado final

En estos distritos se definen casi dos tercios de las bancas de Diputados en juego; la oposición defiende el triunfo de 2017

Para mantener las 16 bancas que pone en juego, el Frente de Todos debería obtener entre 46 y 47 puntos. Para renovar las 14 bancas que arriesga, Juntos por el Cambio debe aproximarse al 42%. Es el bastión electoral del oficialismo, en el que se juega su suerte a nivel nacional, porque el peso del resultado bonaerense le permitiría compensar desempeños menos exitosos en provincias como Córdoba o Mendoza. Para Juntos por el Cambio, mantenerse competitivo en la provincia de Buenos Aires es fundamental si quiere relanzarse como alternativa de poder con la mira en el turno electoral de 2023.

Para mantener las tres bancas que pone en juego, el Frente de Todos debería rondar el 22%. Para renovar las 10 bancas que arriesga, Juntos por el Cambio debe aproximarse al 60%. Juntos por el Cambio basa en el territorio porteño su principal fortaleza electoral. Es un distrito muy favorable para la alianza opositora, mientras que aparece casi inexpugnable para el peronismo. No obstante, retener las 10 bancas que renueva le exigirá a Juntos por el Cambio un desempeño arrollador en las urnas.

Para mantener la única banca que pone en juego, el Frente de Todos debería obtener alrededor de 9%. Para renovar las cinco bancas que arriesga, Juntos por el Cambio debe acercarse a los 48 puntos. La indefinición de las candidaturas hace mella sobre las proyecciones en Córdoba, una provincia que resulta amigable para el macrismo, que suele obtener los mejores resultados electorales en la provincia mediterránea y en la Capital Federal. La interna radical es espesa en Córdoba. El escenario cordobés se divide en tres fuerzas porque, además del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio, juega un rol clave Hacemos por Córdoba, del gobernador Juan Schiaretti.

Para mantener las tres bancas que pone en juego, el Frente de Todos debería obtener más de 25 puntos. Para renovar las cinco bancas que arriesga, Juntos por el Cambio debe acercarse a los 37 puntos. El socialismo santafesino renueva una banca, que logró en 2017 con 14,63%. La incógnita a despejar en Santa Fe es si logrará algún avance la posible incorporación del socialismo a Juntos por el Cambio, lo que dejaría el escenario provincial partido en dos. Es un entendimiento que se vislumbra dificultoso y resistido en las filas socialistas.

Para mantener la única banca que pone en juego, el Frente de Todos debería aproximarse al 25%. Para renovar las cinco bancas que arriesga, Juntos por el Cambio debe acercarse a los 45 puntos. El bloque Unidad y Equidad Federal renueva una banca, la de José Luis Ramón, para la que necesitaría aproximarse a un 17%. Bastión radical, el gobernador es Rodolfo Suárez y la principal figura del espacio es su antecesor y actual diputado nacional, Alfredo Cornejo. Mendoza es una provincia esquiva para el kirchnerismo y afín a Juntos por el Cambio.

Para mantener las dos bancas que pone en juego, el Frente de Todos debería obtener más de 37%. Para renovar las tres bancas que arriesga, Juntos por el Cambio debe acercarse a los 52 puntos. Entre Ríos es otra de las provincias clave a mirar en las próximas elecciones. Juntos por el Cambio tiene como uno de sus referentes al exministro del Interior Rogelio Frigerio. El Frente de Todos buscará avanzar sobre la oposición para conseguir alguna banca más y manda en la provincia, con el gobernador Gustavo Bordet al frente.

Los votos para el Senado En la Cámara alta, el oficialismo arriesga más bancas que la oposición. Pone en juego 15, mientras que Juntos por el Cambio buscará sostener solo nueve. Córdoba, Santa Fe y Mendoza son las tres provincias de mayor peso electoral que eligen senadores. También se renovarán escaños por Catamarca, Chubut, Corrientes, La Pampa y Tucumán. De las tres bancas por provincia que se eligen, dos se las lleva el partido más votado y la restante queda para el segundo. Para mantener sus 15 bancas, el Frente de Todos debería repetir números obtenidos por el peronismo en 2015, cuando el kirchnerismo compitió desde el Frente para la Victoria y otras vertientes del peronismo, que hoy son parte del oficialismo, lo hicieron con diferentes denominaciones provinciales. En Córdoba tiene una banca por defender, la de Carlos Caserio, que la logró por Unión por Córdoba y hoy es un aliado del Gobierno. En Santa Fe, los lugares que el oficialismo arriesga son dos, que consiguió con un 32% en 2015. En Mendoza renueva una banca, la de la cristinista Anabel Fernández Sagasti, que logró en 2015 con un 30,53%. Juntos por el Cambio defiende en Córdoba dos bancas, que logró en 2015 con 50 puntos. Por Santa Fe pone en juego una banca, la de Carlos Reutemann, que obtuvo con 30% hace seis años. En Mendoza busca sostener dos bancas que ganó con casi 43 puntos en 2015.

Más Novedades

ITI 2021 - Informe Trimestral Isonomía

Informe Trimestral de Isonomía. Los principales hechos políticos y económicos del tercer trimestre del año.  

VER MÁS

Rodrigo Martínez en La Nación - 14/04/2021

La Argentina, en manos de la improvisación Fernández repitió a Fernández, pero, al cabo de un año, no es el mismo: […]

VER MÁS

Pablo Knopoff en La Nación - 22/02/2021

Un gobierno en estado de sospecha general El trípode desde el que Alberto Fernández preparaba desde hace cuatro meses su relanzamiento y su campaña […]

VER MÁS

Anuario 2020

Anuario 2020 de Isonomía. Los principales hechos políticos y económicos del año que se fue.

VER MÁS