Novedades

Juan Germano en La Capital – 20/12/2020

“Se profundizó la ya existente distancia entre sociedad y política”

El director de Isonomía, Juan Germano, considera que Alberto Fernández cayó desde sus 80 puntos de imagen positiva a menos de 40% y que Juntos por el Cambio no termina de elaborar su duelo por la derrota de 2019.

En una entrevista a fondo con La?Capital, el consultor llega a una conclusión determinante para el presente y para el próximo turno electoral: “Se profundizó la ya existente distancia entre la ciudadanía y la política. Pareciese que se desmagnetizó la brújula y la política termina corriendo muy por detrás de la gente”.

—¿De acuerdo a los números de Isonomía, si las elecciones fuesen este domingo cómo serían los resultados?

—El oficialismo se acerca a unas elecciones con parte de sus votantes más blandos desencantados con el rumbo general. Alberto Fernández presentaba, para esos votantes, una mejor alternativa que Mauricio Macri, pero también prometía una evolución respecto al último período del kirchnerismo. Esa parte del mandato no está siendo cumplido. De todas maneras, gran parte de esos mismos votantes son quienes eligieron Cambiemos en la segunda vuelta del 2015. Y Juntos por el Cambio aún no ha podido lograr que vuelvan a confiar en ellos. Los polos se sienten cómodos recostados sobre sus electorados más fieles, pero no terminan de articular una oferta atractiva para los más independientes y volátiles. Allí estará la llave del 2021.

???—¿La caída de Fernández se sigue registrando?

—El presidente rozó los 80 puntos de popularidad al comienzo de la cuarentena con la particularidad que más del 50% de la población también aprobaba la figura del principal opositor, Horacio Rodriguez Larreta. Esa situación fue resquebrajándose por la misma dinámica política y como consecuencia de una decisión del oficialismo. La demanda social inicial de ser cuidada frente al virus se amplío pidiendo también cuidado económico y en términos de inseguridad. No lograr responder de manera efectiva a esta triple demanda, hecho sumamente difícil para cualquier gobierno, fue minando la aprobación presidencial hasta acercarse a número poco por debajo de los 50 puntos. Actualmente, si bien mermó su descenso, ha perdido cierto apoyo para sostenerse.

???—¿Hay algo novedoso políticamente que registren sus sondeos?

—Se profundizó la ya existente distancia entre la ciudadanía y la política. Pareciese que se desmagnetizó la brújula y la política termina corriendo muy por detrás de la gente. El presidente pensando que lo iban a aplaudir con la expropiación de Vicentín; la carta de Macri a destiempo y fuera de tono luego de una marcha; el remero Suárez rompiendo la cuarentena y pocos días después se permite la posibilidad de practicar ciertos deportes; los comercios abiertos de manera “ilegal” en el interior del país cuando había baja circulación del virus que luego era imposible cerrarlos cuando era verdaderamente necesario; las decenas de fotos oficialistas sin respetar distancias ni protocolos. Los ejemplos abundan y muestran una orfandad social creciente. La demanda ciudadana no cambio, sino que se complejizó: ser cuidados, en todos los sentidos posibles (sanitarios, económicos y sobre inseguridad). La respuesta de gran parte de la clase dirigente está fallando y ahora se comienzan a vislumbrar las consecuencias.

???—En 2021 habrá un oficialismo y muchas oposiciones. ¿Es esa la principal ventaja comparativa del Frente de Todos?

—La demanda social se ordena en función de la oferta electoral. Más del 50% de los argentinos no se sienten representados por ningún partido político, pero a la hora de votar, la participación siempre es alta (a pesar de que la penalización por no hacerlo es prácticamente simbólica). Es imposible pensar el desempeño del FPV en 2015 sin analizar el voto de Massa; el resultado en las legislativas de provincia de Buenos Aires de 2017 sin ponderar el voto de Randazzo o las Paso 2019 sin considerar el voto a Espert y Gómez Centurión. Por afuera de la oferta, el oficialismo juega una carta clave para poder analizar su potencial desempeño electoral de 2021: el relato (en el buen sentido de la palabra). Seguramente tengamos un escenario económico muy complejo.

???—Hay sectores que le reclaman al presidente que rompa filas con su vice. ¿No será eso un suicidio político?

—No parece que haya posibilidades de una ruptura de esta magnitud. Ni el presidente lo busca ni es estratégicamente recomendable para el oficialismo. La máxima que permitió la unificación de gran parte del peronismo sigue vigente: con Cristina sola no alcanza, sin ella no se puede. La verdadera pregunta es si el presidente es capaz de generar una agenda propia que le permita marcar su propia identidad, sin necesidad de romper. Hasta el momento, pareciese existir un cúmulo de decisiones (más simbólicas que de fondo) intentando contentar a las diversas partículas de la coalición que en realidad no dejan conforme a ninguna. Al no existir una lógica rectora, no hacen más que mostrar un presidente con rumbo incierto. El guiño a Magnetto y el “dirigente ejemplar” a Moyano; “mi amigo” Horacio y la quita de coparticipación a Caba; las idas y vueltas sobre Venezuela, entre otros. Representar la evolución del espacio es una tarea compleja pero necesaria para cumplir con su propio mandato electoral.

???—¿Cómo observa el estado interno de Juntos por el Cambio?

—Observo un estado de tensión interna permanente dentro de un espacio que aún no termina de hacer el duelo del 2019. De todas maneras, se ha mantenido razonablemente unificado, aunque sin resolver de fondo sus diferencias sobre cómo encarar el futuro. Hay una doble estrategia que en cierto punto deberá converger en una sola. Por un lado, los halcones que buscan contener al 40% de ese electorado que los votó a pesar del desempeño económico que busca, asimismo, forzar a que el oficialismo muestre su perfil más duro para terminar de alejar a los votantes (y dirigentes) más moderados del FDT. Por el otro, las palomas que intentan por medio de la moderación brindarles un colchón a esos votantes

? —¿A quién favorecería la suspensión de las Paso?

—A la principal oposición que debería resolver mediante acuerdos internos el potencial liderazgo del espacio. De todas maneras, parece difícil que pueda efectivizarse. Debería resolverse antes de fin de año, el oficialismo señaló la necesidad de consensos amplios para cambiar las reglas de juego y no parece posible lograrlos, La Cámpora no está del todo convencida, y la suspensión debería replicarse en las Legislaturas provinciales.

Más Novedades

Anuario 2020

Anuario 2020 de Isonomía. Los principales hechos políticos y económicos del año que se fue.

VER MÁS

Pablo Knopoff en Radio con Vos - 27/12/2020

Pablo Knopoff analiza junto a Luciana Geuna el impacto de la pandemia en el ámbito político y en la ciudadanía   ESCUCHA […]

VER MÁS

Pablo Knopoff en Radio con Vos - 20/12/2020

Pablo Knopoff analiza junto a Luciana Geuna el impacto de la pandemia en el ámbito político y en la ciudadanía   ESCUCHA […]

VER MÁS

Pablo Knopoff en Radio con Vos - 13/12/2020

Pablo Knopoff analiza junto a Luciana Geuna el impacto de la pandemia en el ámbito político y en la ciudadanía   ESCUCHA […]

VER MÁS