Novedades

Juan Germano en Cronista – 10/06/2018

Economía y expectativas: argentinos, más pesimistas sobre su futuro personal

El futuro fue el factor que más explicó al Gobierno, junto con el pasado”, sintetiza Juan Germano, socio fundador de Isonomía Consultores, a la hora de hablar sobre el triunfo de Cambiemos en 2015, así como para entender su presente. Para ponerlo en otras palabras, los simpatizantes del actual gobierno vienen soportando un presente “magro”, porque entienden que, a futuro, su situación –y la del país– mejorará. Por otra parte, esos mismos simpatizantes le atribuyen ese presente magro al accionar de gobiernos anteriores, lo que vuelve más “tolerable” ese malestar. Aun así, los acontecimientos de los meses previos a abril (fecha en que se hizo la encuesta que aquí se presenta, cuando aún no se habían anunciado las negociaciones del Gobierno con el?FMI) ya habían generado un “desencanto” de los encuestados con ese futuro tan esperado que parecería no llegar o, al menos, estar más lejos de lo esperado –y de lo prometido. Mirando hacia atrás, la percepción personal y familiar de los encuestados prácticamente se mantiene, mientras que la que tienen a nivel país registra una caída.

Para testear el humor social de los argentinos, y su visón respecto del año pasado, Isonomía Consultores –en una encuesta realizada exclusivamente para esta publicación– hizo dos preguntas. Ante la primera: “¿Usted cree que la situación del país está mejor, igual o peor que el año pasado?”, las respuestas variaron si se las compara con las de 2017, reflejando un aumento de la percepción negativa. Es que el 23 por ciento había respondido “mejor” un año atrás, mientras que, en el actual, esa cifra descendió al 21 por ciento. La respuesta “igual” cayó del 31 al 28 por ciento. No obstante, donde se ve una mayor variación es entre aquellos que respondieron “peor”. El año pasado, el 45 por ciento se había expresado en ese sentido versus al 51 por ciento que lo hizo en abril último.

A diferencia de esto, la percepción restrospectiva sobre la situación personal y familiar –y no la del país– prácticamente no varió. Apenas cayó un 1 por ciento (45 versus 44), la respuesta “peor”, mientras que “mejor” e “igual” se mantuvieron en 10 y 46 por ciento, respectivamente.

Ahora bien, cuando los encuestadores pusieron el foco en el futuro, los resultados fueron desalentadores, sobre todo si se los compara con los de 2017.

Ante la pregunta: “¿Cómo cree que estará la situación del país dentro de un año: mejor, igual o peor?”, el 39 por ciento respondió “mejor” versus el 48 por ciento que lo había expresado hace un año. La opción “igual” fue elegida, en esta ocasión, por un 17 por ciento, frente al 19 por ciento de 2017. En tanto, este año, el 33 por ciento respondió “peor” versus el 30 por ciento que lo había hecho 12 meses atrás. Finalmente, el 10 por ciento restante, este año, respondió “no sabe/no contesta”, cuando el año pasado lo había hecho apenas un 3 por ciento.

Otra pregunta hecha por Isonomía Consultores, tanto en abril del año pasado como de este año, para tener una radiografía del humor social de los argentinos fue: “¿Cómo cree que estará su situación económica personal y familiar dentro de un año: mejor, igual o peor?” Los encuestados respondieron, en un 38 por ciento, mejor; 23 por ciento, igual; 28 por ciento, peor.?El 10 por ciento restante se volcó por la opción “no sabe/no contesta”. Ahora bien, frente a igual pregunta, el año pasado, las respuestas habían sido las siguientes: 45 por ciento, mejor; 26 por ciento, igual; 26 por ciento, peor; y 4 por ciento, no sabe/no contesta.

“Tenés un cúmulo de argentinos que empieza a poner en duda esta idea de futuro”,advierte Germano, aunque se encarga de aclarar que, en base a los números de abril, todavía sigue siendo un factor importante. De acuerdo a su visión: “El desafío es cómo sostenés esa idea de futuro, sobre todo, cuando en el presente no tenés grandes buenas noticias para dar”.

Para Germano, que las expectativas hayan caído, incluso antes de que el FMI se cuele, nuevamente, en la agenda pública de los argentinos, tiene que ver con varios factores que empezaron a ser tapa de los diarios: la reforma previsional, la puesta en duda sobre la capacidad de Macri para controlar (bajar) la inflación, la discusión sobre los aumentos de las tarifas y la atención puesta –una vez más– en el valor del dólar.

Básicamente, en los últimos cinco meses, se vio una agenda “muy poco generosa y compleja”, en palabras de Germano, en la que se empezaron a tratar los temas que más pánico generan en la opinión pública. Por ello, concluye: “Estás discutiendo siempre de economía y, cuando discutís de economía, en la Argentina, discutís porque la cosa va mal. Entonces, desde ese punto de vista es que tenés una baja de expectativa”. 

A esto se le debe sumar otra cosa que desde el propio Gobierno admitieron y es que el macrismo, sobre todo a partir del anuncio de las negociaciones con el FMI, tras la corrida cambiaria a la que bautizaron como “turbulencia”, es la pérdida de confianza.

“Perdimos un escalón de confianza y credibilidad”, admitió el propio jefe de Gabinete, Marcos Peña. Pero el dato, más allá de esta caída, es que ningún político de relevancia a nivel nacional, como podría ser María Eugenia Vidal, Elisa Carrió, Cristina Kirchner, Daniel Scioli, Diego Bossio, Miguel Ángel Pichetto, Juan Manuel Urtubey o Sergio Massa, logró, al menos hasta el momento, capitalizar esa caída.

Es por ello que, desde Isonomía Consultores, hacen la siguiente observación: “Cuando Macri asume, en promedio, tenías 25 por ciento más de imagen positiva que negativa en toda la clase política”. Mientras que, actualmente, esa cifra se derrumbó y es equivalente a cero. “¿Macri está sufriendo las consecuencias, en este caso, del FMI?”, se pregunta Germano. “Sí. Ahora, creo que es una parte de la película: el tema es que, cuando Macri se desgasta, nadie recupera. Macri se desgasta, pero todos pierden”, responde.

Y cierra: “Acá, está perdiendo la política y ese es un combo complicado. Cuando la oferta electoral pierde, cuando la expectativa de futuro baja, te genera un mix complicado. Me parece que el desafío, por supuesto, es de Mauricio Macri, pero lo excede. Es de la clase dirigente general. Y ahí está el verdadero debate que deberán darse todos”.

Más Novedades

Pablo Knopoff en Cadena 3 - 15/10/2018

Para analista "la ciudadanía bajó sus expectativas a futuro" Pablo Knopoff de Isonomía Consultores, dijo a Cadena 3 que gran parte de los […]

VER MÁS

Pablo Knopoff en La Voz del Interior - 13/10/2018

El metro cúbico del humor social Agotados los verbos en tiempo futuro, el Gobierno está obligado a mostrar acciones en un […]

VER MÁS

ITI - Informe Trimestral Isonomía

Informe Trimestral de Isonomía. Los principales hechos políticos y económicos del tercer trimestre del año.

VER MÁS

Elecciones Generales en Brasil - 7 de octubre de 2018

El próximo 7 de octubre de 2018 se llevarán a cabo las elecciones generales en Brasil. Los ciudadanos brasileños elegirán […]

VER MÁS